Este domingo se emitió el cuarto capítulo de la quinta temporada de Contra Viento y Marea, un episodio que presentó la historia de María José y Luis Manuel, una pareja que demostró que el amor puede derrotar cualquier tipo de discriminación.

El novio llegó hace tres años a Chile desde Cuba buscando nuevas oportunidades y el destino lo llevó hasta Curicó, donde comenzó a trabajar como guardia de seguridad en la Municipalidad. En ese mismo lugar se encontraba María José, quien estaba a cargo de los asuntos migratorios. Durante un año compartieron los mismos espacios pero nunca se toparon, hasta que el destino los unió para siempre.

Con su sabor caribeño, Luis Manuel desordenó la estructurada vida de María José, pero nunca imaginaron lo que venía: desde el comienzo de su relación, la familia dudó de las reales intenciones de este hombre cubano. Para muchos, él sólo quiere aprovecharse de la estabilidad de María José. Nadie cree que el amor que siente es verdadero y creen que Luis Manuel ve esta relación como una oportunidad para poder lograr su residencia en nuestro país.

De esta manera, Pancho Saavedra se juntó con la novia oriunda de Curicó en Santiago -debido a que la ciudad de la Región del Maule está en cuarentena- y ella le explicó que la discriminación hacia su pareja contaminó la mente de su hermana, quien hasta el día de hoy cree que Luis Manuel quiere aprovecharse de ella y se opone absolutamente al matrimonio.

Pero el conductor del programa también se enteró de otro problema que radica en una gran crisis familiar que se originó cuando esta novia decidió acercarse a su padre, quien diez años antes había abandonado a su madre por una nueva pareja. Para María José esta era la oportunidad de poder establecer una relación completamente quebrada, pero para su madre fue una traición, llegando al punto de no volver a hablarle a su hija por más de medio año.

Fue así que el equipo de Contra Viento y Marea se propuso el desafío de poder entregar un momento de felicidad a esta pareja que, tras el episodio, demostró que su amor sí es verdadero.

Para ello, en uno de los momentos más álgidos del capítulo, Pancho Saavedra logró que madre e hija se reencontraran después de no haberse visto por más de medio año con un gran abrazo. Pero, la madre fue enfática en señalar que no iba a asistir al matrimonio de su hija. Por otra parte, la hermana decidió irse del lugar y no seguir conversando.

El día del matrimonio, el equipo de docurrealidad de Canal 13 se llenó de felicidad por la inesperada asistencia de Jackie, la madre de la novia, quien emocionó hasta las lágrimas a María José y al propio Luis Manuel.

Luego de lograr la anhelada foto familiar en el matrimonio, en donde los papás de María José dejaron de lado sus diferencias, la pareja se sorprendió con los regalos que incluyeron dos pasajes a Cuba para que puedan visitar a la familia del novio. Y tras celebrar al ritmo y al sabor caribeño, el conductor de este espacio aceptó el desafío de la novia: tirarse a la piscina con todo puesto. Dicho y hecho, los recién casados Luis Manuel y María José se tiraron al agua junto con Pancho Saavedra.

En el siguiente link, puedes revisar el capítulo, los mejores momentos y las entrevistas en exclusiva que el equipo de 13.cl le realiza a los novios después de celebrar sus matrimonios, donde relatan los pormenores y sus impresiones del capítulo.

Contra Viento y Marea, cada domingo, después de Tele13 central por las pantallas de Canal 13.