¿Comenzó el fin de semana y no tienes panorama? Te das vuelta por el cable y no sabes qué ver? No te preocupes porque aquí te traemos 7 películas imperdibles para disfrutar este sábado o domingo.

Corazones mal heridos

Una aspirante a cantautora y un soldado que viven en Oceanside, donde Cassie (Carson) trabaja en un bar como camarera, aprovechando de tocar ahí con su banda. Aunque tiene un problema: diabetes.

Y como su seguro de salud no cubre la insulina que necesita, decide proponerle matrimonio a su amigo Frankie (Chosen Jacobs), quien como marine tiene derecho a que su esposa tenga cobertura total de salud.

Pero Frankie desiste de casarse por conveniencia, poniendo a Cassie nuevamente en dificultades hasta que un amigo y camarada del chico, Luke (Nicholas Galitzine), le propone contraer matrimonio por interés.

Así, se convierten en marido y mujer días antes de que Luke y su batallón se vayan a Irak, iniciando una relación que los llevará a la atracción física y al amor. En el eje de una cinta que enganchará a los románticos de espíritu.

El Hombre Gris

Pasará a la historia de Netflix como la primera en que invierte US$ 200 millones en presupuesto. Una cifra extraordinaria si se piensa en los problemas de suscripción del servicio.

Aunque tampoco es de sorprender si detrás de ella están los hermanos Russo y su currículum como realizadores de títulos para Marvel como Avengers: Endgame, además de un elenco de estrellas, con Ryan Gosling y Chris Evans a la cabeza.

Una inversión transformada en dos horas de adrenalina y saltos entre ciudades del mundo, junto a algunos viajes al pasado, con el centro de una ciudad convertido rápidamente en un campo de batalla.

Mounstro del Mar

El mismo realizar de Moana y Bolt, Chris Williams, dirige la más reciente aventura animada de los estudios Sony, que se estrenó con éxito a través de Netflix.

La que ofrece un entretnido relato que a algunos recuerda a Cómo entrenar a tu dragón, ya que también se sitúa en un aldea donde sus habitantes mantienen la tradición de cazar grandes criaturas, que en esta caso son monstruos marinos.

Como los que el capitán Crow y su segundo a bordo, Jacob Holland, persiguen en un legendario barco y que tienen como principal objetivo a la más temible de las bestias, la Ráfaga Roja.

Justo cuando se adentran al mar en su búsqueda es que encuentran en la nave a una polizona, Maisie, una niña huérfana que sueña con cazar monsturos y así honrar la memoria de sus padres que también se dedicaban a ello.

Persuasión

Una de las hijas de un engreído baronet, que fue persuadida por su familia y protectora de no casarse con quien amaba, reencontrándose con él varios años más tarde.

Aunque el largometraje redibuja parte de la narración y sus personajes, con una protagonista (encarnada por Dakota Johnson) bastante menos ingenua que la Anne de las novelas y donde se usan términos del siglo XXI, como playlist.

Algo que para los seguidores más puristas de la obra de Austen será claramente un impacto. Sin embargo, para el público en general, y los verdaderos románticos, esta Persuasión será entretenida y fácil de llevar.

Maleficio

Como la “película taiwanesa más aterradora de la historia” fue calificada Maleficio, luego de su estreno en los cines de Taiwán y de recaudar de paso unos históricos US$ 5,7 millones de dólares.

Un éxito de taquilla que también se repitió entre la crítica local y que llevó a que Netflix adquiriera rápidamente los derechos de la cinta dirigida por Kevin Ko, para llevar su apuesta por el horror al resto del mundo.

La cual combina dos métodos narrativos usados ampliamente en este género: el documental falso y el found footage, o metraje encontrado, para mostrar un relato que supuestamente se basa en un caso real.

El cual habría involucrado a una familia de adoradores de una secta y donde una madre arrastra una maldición que afecta a su pequeña hija, haciendo lo imposible por detenerla.

Así el espectador es testigo de una sucesión de espeluznantes vivencias que se conocen por lo registrado en videos caseros, celulares y cámaras de seguridad, que lo enfrentan a una escalofriante narración bien ejecutada y bien actuada.

Hola, adiós y todo lo que pasó

Hello, Goodbye and Everything in Between (2022) L to R: Jordan Fisher as Aiden, Talia Ryder as Clare. Cr. Katie Yu / Netflix.

Michael Lewen , Aubrey Bendix y Galen Fletcher, los mismos nombres detrás de la trilogía que se inició con A todos los chicos de los que me enamoré, están detrás de esta adaptación de la novela de la escritora estadounidense Jennifer E. Smith.

Una novela para jóvenes adultos, o YA novel en inglés, centrada en las decisiones y conflictos románticos de la pareja conformada por Clare (Talia Ryder) y Aidan (Jordan Fisher).

Dos estudiantes de secundaria que se conocen en una fiesta de disfraces para Halloween y que pronto inician una relación que al comienzo Clare trata de evitar, ya que los romances de secundaria para ella son solo el “prólogo” de la historia, pero en la que se involucra con la promesa de Aidan que romperán antes de ir a la universidad.

Un “pacto de ruptura” que queda en el olvido por los siguientes 10 meses, en los que enfrentan dudas e incertidumbres que marcan el desarrollo de esta encantadora, pero predecible película.

Corazones mal heridos

La artista afroamericana Lena Waithe se ha hecho de un nombre no solo como actriz, sino que esencialmente como productora y guionista. Una faceta en la que con Beauty suma su segundo guión para un largometraje.

El que lleva al espectador a la década de los 80, donde en un barrio de New Jersey vive Beauty (Gracie Marie Bradley) junto a sus padres (Niecy Nash y Giancarlo Esposito), soñando con una carrera como cantante.

Algo para lo que su madre la hace practicar seis horas diarias, como le cuenta a su hermano Abe (Kyle Bary) cuando él dice que nunca trabaja. El único que sabe de la relación entre Beauty y Jasmine (Aleyse Shannon).

Por lo que para la protagonista hay una palabra clave que desea esté en su futuro: libertad. Libertad para su música y esencialmente para estar con su pareja, más cuando sus progenitores son muy religiosos.

Sin embargo, la cinta nunca llega a exponer claramente sus conflictos internos y los reduce a introspectivas y contemplativas escenas.