Venezuela vivió una fastuosa época dorada entre 1940 hasta 1983. Los elevados precios del crudo como consecuencia de los conflictos bélicos mundiales y excesiva demanda, rebosaron las arcas del estado venezolano de forma escandalosa. Esto trajo como consecuencia que pasará de ser un país campesino a una floreciente nación, donde las clases median tenían índices de calidad de vida superiores de los de países desarrollados como Suecia u Holanda.

Esta abundancia no solo se reflejó en el estilo de vida de la población, quién comenzó a experimentar cambios en sus hábitos de consumo al darse cuenta que podían tener todo lo que quisieran. También constituyó un periodo en el surgieron imponentes edificaciones en todo el país, las cuales permitieron acabar con el lúgubre hacinamiento en sector populares y dieron una esperanza de un futuro digno a millones de ciudadanos.

Caracas se había convertido en una urbe de lujo en comparación a sus vecinas capitales latinoamericanas, donde se libraban cruentas batallas contra la pobreza y conflictos armados internos. Era común observar tiendas de lujo como Channel, Dolce Gabanna o Dior en cualquier rincón de la capital a la vez que sus ciudadanos disfrutaban de ese auge con clase e innovación.

A pesar de la actual situación que vive Venezuela, aún se sigue recordando a estos tiempos con suma añoranza porque el país se había convertido en una especie de “ejemplo de hermana mayor a seguir” para la región.  Esta obran se siguen manteniendo en pie y son una referencia obligada de la arquitectura moderna venezolana.

¿Quieres conocerlas? ¡Adelante!

Hotel Humboldt

Hotel Humboldt

Hotel Humboldt

Anclado en el cerro El Ávila con vistas fascinantes a la ciudad de Caracas, este hotel es uno de los mayores iconos de la arquitectura moderna venezolana por su nivel de exquisitez y vanguardia para aquellos tiempos. Su diseño está compuesto por una torre circular que permite observar a la capital desde cualquier ángulo con una visión de 360°.

Sus 59.50 metros de altura congregan a 19 pisos, donde se distribuyen 70 habitaciones más una suite presidencial. El Hotel Humboldt fue construido entre mayo y noviembre de 1956 durante la presidencia del dictador Marcos Pérez Jiménez, quién se ufanó de haber construido a este exclusivo edificio en menos de 200 días.

Cabe destacar que su oferta iba destinada a la alta sociedad venezolana por sus elevados costos y nivel de exclusividad. Cuenta con un teleférico para uso exclusivo de huéspedes e invitados, así como también con fachada de cristal y aluminio para ayudar al calentamiento de las instalaciones.

Teatro Teresa Carreño

Teatro Teresa Carreño

Teatro Teresa Carreño

Iniciaban los 80 en medio de la primera recesión económica que sufría la nación caribeña, cuando los venezolanos experimentaron por primera vez una fuerte devaluación del bolívar y el franco deterioro de su poder adquisitivo. No obstante, esto no fue impedimento para que Venezuela, viviera un leve impulso a su cultura que enmarcaría una nueva etapa del desarrollo socio-educativo de sus habitantes.

El teatro Teresa Carreño comenzó a ser construido en 1973, cuando la primera presidencia de Carlos Andrés Pérez; Pero no fue terminado hasta el año 1983 durante el mandato de Luis Herrera Campins. Se estima que esta magnífica obra tuvo un costo de 100 millones de dólares.

Este complejo cultural es el segundo más grande de América Latina, solo superado por el centro cultural Néstor Kirchner en Argentina. Su espectacular diseño contempla a una estructura de hormigón de 22.546 metros cuadrados, donde es posible congregar a más de 2.700 personas simultáneamente.

Se ubica en pleno corazón de la ciudad de Caracas al final del Paseo Colón en Los Caobos. Aquí se realizan los eventos culturales más importantes del país y sirve de sede física para un sinfín de compañías artístico-culturales.

Complejo urbanístico Parque Central

Complejo urbanístico Parque Central

Complejo urbanístico Parque Central

Iniciaban los años 70 en medio de una flamante abundancia que se respiraba en cada espacio de la capital, la cual seguía llenándose de imponentes rascacielos e innovadores edificios residenciales para ciudadanos de todos los estratos sociales. Esto dio lugar al surgimiento de un proyecto conocido como Complejo Urbanístico Parque Central, el cual fue inaugurado en el año 1973 bajo el mandato del presidente Rafael Caldera.

Nació como una iniciativa mixta entre sector público y privado de Venezuela. Tenía como objetivo ofrecer soluciones habitacionales, comerciales, empresariales, financieras, culturales y recreacionales a los sectores bajos-medios de la población venezolana. Se ubica en 10 hectáreas de terreno entre 4 avenidas: Bolívar, Lecuna, Sur 21 y Sur 2 de la parroquia San Agustín en el centro de Caracas.

Está compuesto por 2 torres gemelas de 64 pisos con 225 metros de altura y 6 edificios residenciales de 44  pisos con poco más de 125 metros de alto. Su diseño elegante e imponente para la época, les posicionó como una referencia obligatoria de la arquitectura venezolana.

Las Torres del Silencio

Las Torres del Silencio

Las Torres del Silencio

Las Torres del Centro Simón Bolívar también conocidas como Torres del Silencio fueron construidas durante la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez a inicios de los años 50, las cuales se abrieron al público el 6 de diciembre de 1954; Se trata de 2 torres gemelas de 32 pisos que ostentan una altura de 103 metros,

Su enfoque siempre ha sido albergar a comercios e instituciones públicas, brindándole mayor comodidad a la población al conseguir todo lo que necesita en un solo lugar. Estas edificaciones están ubicadas en la avenida Bolívar de Caracas, un punto neurálgico de la capital venezolana.

El diseño de estas torres se basa en 2 paralelepípedos que se destacan sobre el volumen rectangular, el cual está conformado por una serie de acabados como pórticos, plazas y portadas.

El Helicoide

El Helicoide

El Helicoide

No podíamos cerrar este ranking sin uno de los iconos más notorios de la arquitectura venezolana y que lamentablemente, ha sido utilizada como mazmorra de tortura para presos políticos de la dictadura castro-chavista. El Helicoide fue un proyecto de alto impacto creado por ingenieros de la dictadura miliar de Marcos Pérez Jiménez, quien tenía planeado en convertirlo en el centro comercial más lujoso de América Latina.

Su construcción comenzó en 1956 pero no fue terminado sino hasta 1982, cuando se logra añadir la cúpula geodésica de aluminio como un remate superior a la infraestructura de concreto. El objetivo principal de ser ese centro de ocio y entretenimiento para la élite quedó en el pasado, porque desde entonces, estas instalaciones no han hecho más que albergar a organismos públicos de seguridad.

En la actualidad, funciona como la sede del SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia) y centro penitenciario al que se la han hecho incontables denuncias, debido a la violación flagrante de los derechos humanos de numerosos presos políticos que allí se encuentran.