¿Quién no recuerda a los fantásticos celulares BlackBerry con su “PIN” o las tradicionales cámaras fotográficas Kodak? Aunque estos objetos han desaparecido del mercado, aún los seguimos recordando con sumo fervor, porque fueron parte de una época inolvidable que marcó nuestras vidas como seres humanos. Sus marcas se fueron a la bancarrota por malas decisiones empresariales, las cuales catapultaron a esos iconos que nos acompañaron en diversos momentos de la vida.

Ellas son una muestra fehaciente de cuán importante es renovar y sobreponerse a los cambios para no desaparecer. Muchas de estas grandes corporaciones quedaron desfasadas por su afán de querer seguir haciendo las cosas como en sus inicios, dejando a un lado a las necesidades específicas y urgentes de los clientes.

No supieron adaptarse a las circunstancias para sacarles el máximo beneficio. Se enfrascaron en lo básico e impidieron que la innovación fuese ese “salvavidas”, el cuales les iba a mantener a flote con la finalidad de continuar operando dentro del mercado. También le privaron el derecho a las nuevas generaciones de vivir experiencias que marcaron un precedente socio-cultural a una época.

Todo esto sin considerar al centenar de personas que se han quedado sin empleo, arriesgándose a cruzar el umbral de la pobreza por no tener como suplir sus necesidades básicas. Aunque pueda sonar banal o frívolo, todos nos llegamos a sentir importantes con nuestro primer celular Nokia o siendo miembros de Blockbouster, donde alquilar una película o videojuego podría costar hasta 4 veces más de lo que podías conseguirla en cualquier otro sitio.

La esencia de sus productos quedará grabada en nuestra memoria para siempre, transformándose en gratas sonrisas al recordar cuantos buenos momentos nos hicieron vivir. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Continúa leyendo!

Blackberry

Blackberry

Blackberry

“Dame tu PIN” fue una frase que marcó una época expectante por el galopante avance tecnológico vivido en aquellos días. BlackBerry fue una empresa norteamericana desarrolladora de teléfonos celulares, quien se encargó de mostrarle al mundo que era posible comunicarse desde cualquier rincón, a través de su innovador sistema de mensajería conocido como BlackBerry Messenger.

Esta compañía surgió en 1999 pero no fue hasta finales de la primera década, cuando alcanzó el éxito masivo con sus Smartphones, los cuales fueron adquiridos por más de 9.000.000 de usuarios entre 2008-2009 durante su lanzamiento. Las ventas se dispararon de forma impresionante al punto de convertirse en un punto de referencia para los que buscan un dispositivo móvil sofisticado e innovador, donde pudiesen realizar diversas tareas con máxima comodidad y sin necesidad de cargar pesadas computadoras portátiles consigo.

El detalle es que no supieron canalizar la excesiva competencia que les estaba comenzando a rodear, dejándoles el camino libre a sus competidores para que ofrecieran plataformas y productos capaces con prestaciones mucho mejores a las presentes en cada celular BlackBerry. Tampoco fueron creativos al adaptar sus equipos a las tendencias del momento, ocasionándoles un grave malestar a los usuarios.

Estos se obstinaron de constantes fallas en el software y terminaron cambiándose a otras marcas de equipos celulares, las cuales brindaban un servicio mucho mejor en términos de precio-calidad. En la actualidad, no domina ni el 10% del mercado mundial en comparación a hace 10 años, cuando llegó a ser el tercer fabricante de teléfonos móviles con penetración a nivel global.

Nokia

Nokia

Nokia

Nokia fue otra marca de teléfonos celulares que nos adentró poderosamente en el mundo de la telefonía móvil. Todos alguna vez fuimos dueños de un modelo suyo, el cual exhibíamos orgullosos porque era un equipo pionero para la época al permitir comunicarnos desde cualquier rincón del país, así como también matar tiempo de ocio en largas esperas con su juego “Snake”.

Sin embargo, les sucedió algo muy similar a su antecesor pero con un factor adicional: Malas políticas administrativas internas. No solo se quedaron atrasadas en el viejo concepto de teléfono celular básico para realizar llamadas, sino también comenzaron a experimentar grietas dentro de su organización con un nivel de competencia excesivo entre los propios miembros y falta de empatía de los directivos hacia el personal.

La creatividad fue aniquilada por el carácter dictatorial sobre cada empleado, quien debía esforzarse al máximo para no perder su estatus en la empresa. No se esmeraban por producir para el público e imponerse entre su competencia externa, sino buscaban era hacer demostraciones absurdas que terminaron destruyéndoles.

MSN Messenger

MSN Messenger

MSN Messenger

Eran inicios del 2000 y estábamos excitados como consecuencia de esa euforia que estaba generando Internet entre la población, quien experimentaba las maravillas de la tecnología al tener un fantástico mundo exterior al alcance de su mano. Windows Live Messenger fue parte del antiguo conjunto de servicios en línea conocido como Windows Live, el cual estuvo vigente desde 2005 a 2012. Se trataba de una especie de empresa filial de Microsoft.

Fue el líder en servicios de mensajería instantánea por muchísimos años. Casi todos pasamos nuestra infancia y adolescencia con la emoción de interactuar en tiempo real con terceras personas a través de un computador, dándole un toque muy moderno para aquellos días con zumbidos y demás agregados de animación.

Pero esa magia se acabó con la llegada de redes sociales como Facebook o Twitter, las cuales desbancaban en términos de facilidad de uso e innovación a esta plataforma. Cada vez más usuarios preferían comunicarse por estos medios digitales, debido a que podían no solo conversar sino también compartir con otras personas cercanas hasta construir una comunidad virtual.

Desde 2012 hasta 2014, se produjo una especie de transición de Windows Live Messenger a Skype. Tal aplicación ha sido la sustituta de este fabuloso chat, el cual nos hizo vivir tantos momentos nostálgicos.

Kodak

Kodak

Kodak

Hablar de Kodak es remontamos a la antiguas cámaras fotográficas con rollo, las cuales nunca faltaban en una reunión familiar o durante las vacaciones. Era algo intrigante usarlas porque cada rollo tenía una cantidad de fotos preestablecidas y para poder visualizarlas, debíamos esperar varias semanas después de un proceso de revelado que tenía un coste adicional y nos obligaba a dirigirnos a locales especializados para este propósito.

Kodak con Fujifilm monopolizaron el mercado del arte fotográfico por más de 100 años. La primera empresa de origen estadounidense tenía presencia en casi todo el mundo, haciendo habitual que en cualquier esquina del país fuese, nos encontráramos con una tienda suya en donde vendían sus productos y ofrecían servicios relacionados.

En 1978, esta compañía registró la patente de la cámara digital al crear un artefacto de este tipo. Sin embargo, prefirieron hacerlo a un lado para continuar con el negocio de las imágenes de creación análoga. Pasaron los años y el mercado de la fotografía digital se fue fortaleciendo a pasos agigantados, debido a que era algo fantástico tener una cámara con capacidad ilimitada para capturar momentos e imprimirlos de forma más económica y cuando lo desees.

En 1991, fue cuando decidieron dar el paso a esta nueva era pero ya estaba siendo demasiado tarde porque se habían anticipado a ellos y habían conseguido conquistar a un nuevo tipo de público. Aunque tuvieron muchísimo éxito con sus cámaras digitales profesionales y semiprofesionales, sus ventas no repuntaban como en décadas anteriores.

Su dominio sobre la industria había cedido en sobremanera por no querer evolucionar e imponer a las malas decisiones empresariales sobre acciones sabias, las cuales brindasen sostenibilidad con el paso del tiempo. El nuevo milenio fue letal para ellos hasta que en 2012, se ajustaron al capítulo 11 de la ley de quiebras en Estados Unidos tras anuncios sobre una nueva reorganización de su negocio.

Blockbuster

Blockbuster

Blockbuster

Ir a Blockbuster, era un placer que alguno de los que están leyendo este post, disfrutaron al máximo. Era como estar en el Disney ilimitado de las películas y videojuegos, donde tenían más de 30.000 títulos para escoger a tu disposición; Además del fascinante ambiente que rondaba tus instalaciones, el cual nos hacía sentir como en casa.

Blockbuster era una cadena de videoclubes que tuvo presencia en más de 30 países de todo el mundo. Surgió en la ciudad de Dallas, Texas en 1985 como una iniciativa de David Cook como una franquicia de alquiler de cine doméstico, algo sumamente rentable para aquellos años.

Sus conocimientos en base de datos hicieron que construyera un sistema súper moderno e innovador durante esa época, debido a que agrupaba géneros y formatos por categoría con la intención de brindar una fantástica experiencia de usuario. Quienes deseaban arrendar una película o videojuego en sus locales, debían hacerse socios con una tarjeta de crédito y una cuota anual de membresía.

Entre los años 80 y 90 tuvieron gran éxito, expandiéndose en toda América Latina y Europa hasta llegar a tener 9.000 tiendas en 2004. No obstante, comenzaron a mostrar señales de debilidad al no poder competir con el fenómeno de la piratería física u online. Aún más en países subdesarrollados, en los que la población prefería comprar una película en un puesto callejero a pagar el doble por su alquiler de forma oficial.

Esto sumado a las desventajas que suponía alquilar una película o videojuego. Sí te atrasabas, debías pagar una multa onerosa por ella. En el caso de Blockbuster, sus multas y penalidades eran tan altas que muchos clientes se fueron dando de baja para evitar un impacto económico considerable en sus bolsillos. Su target era algo elevado, considerando la odiosa dificultad que suponía en varios países de América Latina disponer de una tarjeta de crédito.

Poco a poco fueron cerrando sus locales en todo el mundo hasta que en 2010, Blockbuster declaró su bancarrota mediante el capítulo 11 de la ley de quiebras de Estados Unidos. En 2011, fue absorbida por Dish Network, el mayor proveedor de televisión por suscripción en este país tras un desembolso de 320 de millones de dólares.