La gastronomía chilena va variando acorde al lugar de esta larga faja de tierra en que te encuentres. Acá, platos únicos y especiales que sólo encontrarás en ella.

Choriqueso

Choriqueso

Choriqueso

Los habitantes de Punta Arenas le llaman choripán a una mezcla de pan con una pasta hecha de chorizo. ¡Y lo mezclan con queso! Lo encuentras en el Kiosko Roca de la ciudad.

Chancho en Piedra

Chancho en Piedra

Chancho en Piedra

Si crees que se trata de una preparación que incluye un cerdo hecho a la piedra como si se tratara de una pizza, estás equivocado. Hablamos de un popular condimento que, como su nombre, es una ensalada de ritmo: tomate triturado acompañado de ajo, sal y cebolla. Imperdible.

Pastel de jaiba

Pastel de jaiba

Pastel de jaiba

Si estás en alguna zona costera de Chile no dejes de pedir este manjar hecho en base al famoso crustáceo. Su sabor es una mezcla de suaves toques con el inconfundible toque del queso chileno, ajo y pan. Un almuerzo que te dejará más que satisfecho.

Machas a la parmesana

Machas a la parmesana

Machas a la parmesana

Los mariscos chilenos son cocinados con una creatividad única en el mundo. Si estás de visita en un balneario, el litoral de los poetas o cualquier destino cerca del mar, no dudes en pedir esta preparación que te hará sentir el placer de engullir mariscos acompañados de queso derretido.

Curanto

Curanto

Curanto

Es probablemente la preparación más contundente de la comida chilena. Si debes prepararte para un largo viaje o acumular horas de sueño, este es tu almuerzo ideal. El curanto incluye embutidos chilenos, mariscos, papas de las zonas donde se prepara -generalmente el sur de Chile-, pollo y carne de vacuno. ¡Un plato 100% chileno!