La población total de osos polares podría extinguirse alrededor de 2100 a causa del cambio climático, según afirma una investigación que publicó la revista “Nature”. Unos 26 mil ejemplares sobreviven en 19 colonias, localizadas en una extensa franja próxima al Polo Norte, desde Svalbard (Noruega) hasta la bahía de Hudson, en Canadá.

Los datos consignados por los especialistas señalan que los osos polares de Rusia y Alaska empezarían a tener serios problemas para subsistir a partir de 2080, aunque ya desde 2040 tendrían dificultades para reproducirse, por la disminución de la masa de hielo, su hábitat natural, de acuerdo a la proyección actual de la emisión de gases de efecto invernadero.

La población habitual de osos polares en el mar de Beaufort (en Alaska, Estados Unidos) se redujo entre un 25 y un 30 por ciento. A su vez, la cantidad de ejemplares en la bahía de Hudson disminuyó en casi un tercio desde 1987.

El pesimismo generalizado entre la comunidad científica reconoce como un dato clave la excesiva cantidad de dióxido de carbono (CO2) detectada en la atmósfera. “Hay que destacar que estas proyecciones son bastante conservadoras”, aclara el grupo encabezado por Amstrup.

El trabajo de los expertos se ocupó especialmente de analizar el límite fisiológico de los animales. Es decir, cuánto tiempo podrían soportar los osos polares sin encontrar focas para alimentarse y con qué reserva de energía cuentan para poder sobrevivir y reproducirse.